Saltar al contenido

Flauta Travesera

flauta travesera

La flauta traveseraa pesar de estar hecha de metalpertenece a la familia del viento-madera porque las primeras flautas que se construyeron eran todas de maderapero con la aparición de las máquinascomenzaron a construirse mayoritariamente de metalLa flauta travesera tiene una embocadura de biselParapoder hacer diferentes notashay que apretar las llaves metálicas con los dedosLas flautas traveseras en la orquesta suelen estar al lado de los oboes y delante de los clarinetesExisten diferentes tamaños pero lasflautas más utilizadas sonel flautín y la flauta travesera (en Do).

El día de hoy, el artículo de Musicándote va dedicado a la flauta travesera, un objeto perteneciente a la familia de los instrumentos de viento y cuyo aspecto elegante y las notas que produce, resultan de los más interesante en el ámbito de la música. Es probable que no conozcas o que hayas oído hablar muy poco de ella, puesto que a pesar de todo, no es un instrumento tan popular como la guitarra o el piano. Aún así, esperamos que te animes a conocer un poco mas acerca de ella y puede que hasta despertemos tu interés por comenzar a tocarla. Todo puede pasar ¿no lo crees?

Historia de la flauta travesera
Esta flauta, conocida también como transversal o traversa, tuvo sus orígenes en la época medieval, donde su uso no era demasiado común. Su primer antecedente consistía en un tubo alargado con diversos orificios, a través del cual se soplaba para obtener una nota determinada, en función de los agujeros que se tapaban o destapaban con los dedos de la mano. No fue sino hasta el siglo XIX, que el instrumento obtuvo un diseño mucho más elaborado a manos de Theobald Böhm; músico y compositor bávaro.

Böhm introdujó diversos cambios que consistieron en un conjunto novedoso de llaves para cada orificio, aberturas adicionales y en general, un aspecto liviano que permitió que fuera posible manipular la flauta entre los dedos, con mucha mayor facilidad por parte de quien la tocaba.

Si bien hemos mencionado que durante el medievo este elemento no tuvo una gran trascendencia, la época del barroco significó un tiempo muy importante en lo que fue su evolución. Durante los años posteriores al 1700, la presencia de las las flautas se hizo notar mucho más en distintas composiciones y óperas, y fueron varios los músicos que no perdieron la oportunidad de hacer uso de ellas en las más diversas obras.

Con la llegada del período clásico, la flauta travesera sufrió sus primeras modificaciones importantes (antes de la intervención definitiva de Böhm). Siccama, Carta, Radcliff y Pratton, fueron cuatro personajes que se prestaron a añadir dos llaves más de las que poseía originalmente y posteriormente, se haría necesaria la participación de otras personas para comenzar a aproximarse al instrumento que conocemos hoy en día. Ciertamente hubo cambios relevantes para él, en los años que le siguieron al 1800.

La llave de sol inventada por Frederick Nolan y los pífanos de metal elaborados por Georges Miller, fueron dos de las características más notorias, que se agregaron a la flauta traversa.

En el siglo XX, la misma sufrió sus últimas modificaciones, pues recibió un sistema de llaves gracias al cual fue posible obtener timbres de lo más diversos.

La familia de la flauta travesera
Al igual que ocurre con tantos otros instrumentos, la flauta travesera cuenta con su propia familia, dentro de la cual es más sencillo clasificar los distintos tipos que de una flauta original se han derivado. Así mismo, esta se encuentra conformada por las que te mencionamos a continuación, con sus respectivas notas de afinación:

Flauta piccolo (do5)
Flauta sopranino (sol4)
Flauta soprano (re4)
Flauta travesera (do4)
Flauta tenor (si♭3 o la)
Flauta alto (sol3)
Flauta bajo (do3)
Flauta contralto (sol2)
Flauta contrabajo (do2)
Flauta subcontrabajo (sol1)
Flauta doblecontrabajo (do1)
Flauta doblecontrabajista (do1)

Compositores que utilizaron la flauta travesera

Saverio Mercadante. Prolífico músico que se destaco por elaborar 6 conciertos de flauta. En su haber, también tiene piezas musicales que se ejecutaban en duetos o tríos, y en los cuales el instrumento de hoy era un completo protagonista.
Carl María Von Weber. Compositor de origen alemán que tuvo su mayor éxito durante el período del Romanticismo. La “Romanza Siciliana” es una de sus obras más destacadas, la cual hace uso de la flauta y otros instrumentos ejecutados por orquesta, como el piano y el cello.
Peter Joseph von Lindpaintner. Fue un músico muy activo durante el Romanticismo, aunque no llegó a conocer la fama como otros de sus contemporáneos. Tomó un tema de Beethoven y le realizó variaciones para flauta transversal, además de componer dos sinfonías originales basándose en el instrumento.
Ignaz Moscheles. Famoso por componer dos sonatas en donde la flauta traversa y el piano, eran los elementos más notorios. Además de ello, elaboró un concierto en fa menor para flauta.
Friedich Kuhlau. Fue tal su maestría al tocar la flauta, que esto le valió el sobrenombre de “El Beethoven de la Flauta”. Su talento lo llevó a crear un montón de sonetos, aparte de un cuarteto y una docena de caprichos que sacaban el máximo provecho de este instrumento.
Carl Reinecke. Compositor que sentía una gran admiración a Mozart y que decidido a seguir sus pasos, se inició en el camino de la música. Su Concierto op. 283 y su Balada op. 288, son dos obras de excelsa calidad y que le brindan prioridad a las flautas.
Wilhem Popp. Un músico excepcional responsable de la obra “Bagatelle”, en la que el ejecutante debe hacer uso de su mano derecha para tocar el piano y la izquierda para hacer lo mismo con la flauta.
Esperamos que el artículo que trajimos en esta ocasión para ti, haya sido de tu agrado. Nunca viene mal conocer un instrumento nuevo. ¿Te animarías a aprender a tocar la flauta travesera alguno de estos días? Puedes que si lo intentas, ¡te des cuenta de que te gusta más de lo que habías imaginado!

Se caracteriza por tener bisel. Los materiales con que se construye son: (antiguamente) hueso, madera, metal de un tipo o diversas aleaciones, plástico, alpaca o combinaciones entre todos ellos. En la elección de los diferentes materiales inciden cuestiones como el nivel del ejecutante y su presupuesto, en relación al costo de un instrumento hecho de metales preciosos. Definitivamente el material influye en el sonido, y así se atribuye a la plata un sonido claro y brillante, al oro un sonido cálido y más oscuro, lo mismo que a las flautas de madera y todos los instrumentos. Un estudio que utilizó flautas de siete materiales distintos no encontró evidencias de que el material del tubo tenga algún efecto apreciable en el color del sonido o el rango dinámico del instrumento.2​ El aspecto más importante es la idea del sonido de la flauta que cada ejecutante construya con su estudio. Es la columna de aire, que vibra dentro del tubo y que es puesta en acción por el aliento del flautista, la que crea el sonido que escuchamos. “El tono de la flauta es la voz sin la cual no podemos comenzar a cantar”.3​

Las flautas traveseras forman parte de la familia de los instrumentos de viento de madera (independientemente del material con que realmente estén construidas), junto con las familias del clarinete, el oboe y el fagot. En la clasificación formal que estudia la organología, las flautas pertenecen a la familia de los instrumentos de bisel, que desde muy antiguo se han fabricado de madera.

Su registro básico es de tres octavas y va desde el do4 (el sonido de la tecla central del piano en el sistema Francés, que en la nomenclatura anglosajona se llama C3, y en el Sistema Internacional do4) hasta el do7. Ese registro puede ampliarse hasta a tres octavas y una quinta justa, desde el si2 hasta el fa#7; la nota grave adicional se consigue mediante una llave adicional (es importante hacer notar que las flautas más costosas se fabrican con llaves adicionales, para alcanzar si bemol 2, por ejemplo), y el extremo agudo (esa quinta justa que va del do#7 al fa#7), se logra mediante la ejecución de armónicos, técnica que depende de la capacidad del ejecutante, que debe ser adquirida con práctica y un estudio riguroso de la sonoridad.